Como lo hacemos

Mediante un vibrador hacemos caer las aceitunas al depósito de la máquina, cuando el depósito está lleno, lo descargamos en un remolque limpiamos las hojas i las pequeñas ramas y ya, con las aceitunas limpias nos dirigimos al molino, vamos uno o dos veces al día, siempre buscando el máximo frescor de las aceitunas, cuanto más frescas sean, mejor será el aceite que obtengamos.

 

Al llegar al molino, que está a solo dos kilómetros de la finca, descargamos las aceitunas y se transfieren a unas tolvas de acero inoxidable, de estas tolvas ya pasaran a la zona de lavado y molturación.

 

Se extrae el aceite mediante un proceso mecánico y a baja temperatura, una vez ya tenemos el aceite se pone en tanques individuales de 1000 litros, a fin de poder seleccionar los mejores aceites y hacer las mezclas.

Nuestra manera de trabajar es la siguiente:

 

1. Almacenamos los aceites de cada día en tanques diferentes.

2. Aunque todos los olivos son de la variedad  arbequina, el aceite obtenido varía mucho en función de la finca, del terreno, y sobre todo del momento de cosecha.

3. En Noviembre son muy verdes y picantes.

4. En Diciembre son más maduros i dulces.

Si un tanque no reúne la máxima calidad, se vende a granel y no se envasa.

 

Una vez hemos decidido las proporciones de los diferentes tanques, el aceite retorna a la finca, donde se trasvasa a tanques de aceite inoxidable, allí queda a la espera que el panel de cata los valora y puntúa, ya solo queda envasarlos y servirlos a nuestros clientes.